Porque lo que no se nombra no existe!
Nuestra meta es: Visibilizarnos, Empoderarnos y Conectarnos en Red.

“Clásicas Modernas”, Igualdad de género en la cultura


Clásicas Modernas está compuesto por mujeres profesionales de la literatura, el periodismo, el teatro, el cine… en sus distintas facetas (creación, gestión, investigación, crítica, teoría, enseñanza…) que han decidido crear una asociación.

El fin es conocer en profundidad la situación de las mujeres en el ámbito de la cultura, promoviendo la reflexión en torno a ella y tomar las medidas necesarias de cara a la igualdad, promoviendo estudios y foros de reflexión e interpelando a la Administración y a las empresas e instituciones culturales.

Manifiestan que son conscientes de la marginación e invisibilidad de las mujeres en la cultura, sobre todo en los ámbitos de mayor poder y prestigio.

Se denominan "Clásicas" porque quieren rendir un homenaje y devolver su lugar a las creadoras del pasado, tan a menudo borradas de la historia, y a su vez reivindican la herencia de las llamadas "modernas" de la generación de la República, que unieron la creación artística con la movilización política.

Reconocen la deuda de todas tenemos con las mujeres que nos precedieron, gracias a cuya lucha estamos hoy donde estamos, y nos sentimos obligadas a preparar el camino de las que nos seguirán.
Proclaman que la cultura es un instrumento decisivo para lograr la igualdad o por el contrario, perpetuar la desigualdad entre mujeres y hombres. Y no puede haber una cultura igualitaria (como propugna el artículo 26 del capítulo II de la Ley de Igualdad) en sus contenidos si no lo es en cuanto a participación, oportunidades y reconocimiento de uno y otro sexo.

Manifiesto

Comienza diciendo que no es verdad que las mujeres hayamos alcanzado la igualdad o incluso la superioridad numérica en el mundo del arte y la cultura. Este manifiesto precisa algunas aseveraciones que se creen como validas.

Manifiestan, que la Historia, y el presente, demuestran que no basta el transcurso del tiempo, ni el ingreso de un gran número de mujeres en un área profesional, para que alcancen los mismos niveles de poder, protagonismo y reconocimiento que los varones.

De hecho, cuando las mujeres entran en una profesión, ésta se devalúa socialmente y bajan los salarios; mientras que cuando lo hacen los hombres, ocurre todo lo contrario.

Las mujeres sólo son mayoría entre la población consumidora de ciertas formas de cultura – libros, teatro, danza–, pero no en la creación y gestión de la cultura en general.

En cambio, es mayoritariamente masculina la lectura de prensa diaria de información general (79,8 %, de los varones versus 68,1 % de las mujeres), así como el uso de Internet (44,7 %, % versus 34,5 %%) y la asistencia al cine (54,3 % y 50,1 %).

En cuanto al cine, de las películas españolas estrenadas entre los años 2000 y 2006, sólo un 7 % han sido dirigidas por mujeres.

En los siete principales periódicos de ámbito nacional –El País, ABC, La Razón, El Mundo, Público, La Vanguardia y el Periódico de Catalunya–, son hombres todos los directores, vicedirectores y directores adjuntos. Sólo hay mujeres entre adjuntos/as a la dirección –3 mujeres entre 7–, subdirectores/a –3 subdirectoras y 35 subdirectores– y redactores/as jefe –15 mujeres y 76 hombres. En resumen, las mujeres constituyen el 13 % de los niveles ejecutivos de la prensa escrita.

Sólo un 27 % de mujeres ocupan cargos directivos en la Corporación RTVE. Los máximos responsables de las distintas sociedades son hombres. De los doce componentes del Consejo de Administración, tan sólo tres son mujeres (25%)
  • Conozca más de Clásicas y Modernas

Fuente: AmecoPress

Otras Ciudaddes